Historia del tiro con arco

No sabemos exactamente ni cuándo ni cómo surgió la idea de arrojar una pequeña lanza usando una vara flexible con los extremos unidos por una cuerda de fibra vegetal o animal peró desde las primeras épocas de la humanidad el arco y la flecha constituyeron herramientas indispensables para el hombre, ya sea para cazar o defenderse. Se considera que esta práctica tiene más de 20 mil años.

El arco más antiguo fue encontrado en Dinamarca, y se calcula que tiene alrededor de 10 mil años, aunque en Stellmoor se han hallado flechas de hasta 13 mil años.

Después de la era primitiva, se tienen indicios de que los primeros en utilizar el arco fueron los egipcios, hacia el año 3500 antes de Cristo y durante la época de los primeros faraones practicaron el tiro con arco para cazar y para luchar contra los antiguos persas, que iban equipados sólo con lanzas y hondas. Para 1800 A.C. los asirios usaban un nuevo modelo, fabricado con madera, cuero y marfil para dar a esta arma un definido perfil curveado; de hecho, se sabe que este tipo de arco, más pequeño que el de los egipcios -que era de gran altura-, fue determinante en las luchas para expandir su imperio, pues les permitía dispararlo mientras cabalgaban. Después se crearon los carros tirados por caballos, desde los que actuaban los arqueros.

Poco después, sin embargo, su uso se generalizó en todo el mundo antiguo y en el Antiguo Testamento hay varias referencias a la destreza que tenían los hebreos en el tiro con arco. En China, el tiro con arco se remonta a la dinastía Shang (1766-1027 a.C.).

El arco marcó de gran manera la superioridad de muchos pueblos en la guerra. Por ejemplo los romanos tenían uno de los mejores ejércitos del mundo, pero los persas fueron superiores por sus arqueros. Asimismo, durante las cruzadas los turcos demostraron su efectividad con sus arcos recurvos y mejores técnicas de tiro, en tanto que los mongoles conquistaron gran parte de Europa debido también al buen uso de sus arcos.

Ya en el año 1066 después de Cristo, en la batalla de Hastings los normandos pudieron defenderse de los ingleses gracias a que habían desarrollado un tipo de arco más grande y eficaz. Este modelo, conocido como Com Longbow, fue incluso adoptado por los propios ingleses, quienes reconocieron que el que ellos usaban resultaba obsoleto.

Durante la edad media los arqueros más notables fueron los ingleses, sus proezas en las competiciones deportivas, luchas y cacerías fueron cantadas en baladas medievales.

También aparece a finales del siglo XIV o principios del XV la historia de Robin Hood, un proscrito que fue glorificado por robar a los ricos para dárselo a los pobres y que se hizo famoso por su afinada puntería con el arco, siendo capaz de partir una flecha con otra. La introducción gradual de la pólvora dejó al arco y las flechas obsoletos, especialmente en el oeste de Europa a partir del siglo XVI.

El arco después de las armas de fuego

Al aparecer las primeras armas de fuego y darse su rápida evolución, el arco fue desplazado como arma de guerra. Sin embargo, el tiro con arco tomó un nuevo matiz: el de deporte.

En 1537 Sir Christopher Morris recibió de Enrique VIII (quien promovió la arquería como deporte oficial de Inglaterra), el encargo de crear la sociedad de arqueros conocida como La Hermandad de San Jorge.

Las antiguas pruebas deportivas tuvieron su origen en aquellas usadas para el entrenamiento de guerra:

Clout: Tiro a una banderilla clavada en el suelo a 180 yardas.

Wand: El blanco era una vara de madera de 5cm de ancho por 1,80m de alto, ubicada a 100yardas.

Flight: Prueba para ver quién llegaba más lejos.

Speed: Ganaba quien mantuviera la mayor cantidad de flechas volando simultáneamente después de arrojada la primera.

Roving: Se escogía un elemento del paisaje que estuviese distante y se trataba de impactarlo usando la menor cantidad de flechas posible.

El torneo de tiro con arco más antiguo, celebrado ininterrumpidamente y todavía existente, conocido como Ancient Scorton Arrow, se inició en Yorkshire en 1673; en 1781 se fundó la Royal Toxophilite (en griego, toxon, “arco”; philos, “amante”, “amigo”) Society, para impulsar este deporte.

A partir del año 1600 se formaron muchas otras sociedades de este tipo, con lo que surgieron los torneos que abrieron la puerta para que el tiro con arco se constituyera en una práctica de competencia. Para 1787 las mujeres ya formaban parte de estas asociaciones.

En América las tribus indígenas del norte utilizaban el arco para cazar y hacer la guerra, celebrando incluso competencias de cacería a caballo; pero fue hasta el año de 1828 cuando se formó en Filadelfia el primer club de arqueros, llamado United Bowmen.

Al terminar la guerra civil en los Estados Unidos de Norteamérica, la Unión prohibió que los soldados de la Confederación siguieran utilizando armas de fuego, por lo que los hermanos Will y Maurice Thompson decidieron aprender el arte de la arquería de los indios de la Florida. Maurice escribió The Witchery of Archery, dando con ello un importante impulso a esta actividad en ese país, de tal forma que en 1879 se creó la Asociación Nacional de Arqueros, encargada de promover competencias nivel nacional. En 1939 surgió la Asociación Nacional de Tiro de Caza.

El arco en las olimpiadas

Las pruebas principales de un torneo de tiro con diana se llaman rounds y el número de flechas y la distancia están especificadas previamente. Los frontales de las dianas están hechos de papel y sujetados en un parapeto, antiguamente de paja y ahora de materiales más modernos como la espuma prensada. La diana es circular y tiene una serie concéntrica de anillos alrededor de un centro sólido y se coloca a una altura de 1,3 m sobre el suelo. Extendiéndose hacia afuera desde el centro, los colores de los anillos son: amarillo, rojo, azul, negro y blanco. Los anillos tienen asignados valores, en puntos, para las flechas que impactan en ellos; el valor varía desde 10 (en el anillo central de color oro), hasta 1 (en la parte de fuera del anillo blanco).

En los juegos olímpicos de París 1900 se tuvieron por primera vez competencias con arco, como una forma de homenaje a Hércules, que es considerado como el primer arquero de la humanidad.

De manera más formal se compitió en tiro con arco durante las olimpiadas de San Luis 1904 e Inglaterra 1908, pero luego tuvieron que pasar más de 50 años para que la arquería fuera un verdadero deporte olímpico. En aquellas primeras incursiones se suscitó el problema de no contar con reglas válidas en todo el mundo, y se competía sólo cuando el país sede de los juegos tenía tradición y agrupaciones de arqueros.

Para 1930 los polacos crearon un reglamento que dio la pauta para que se formara la Federación Internacional de Tiro con Arco, que empezó a regular esta actividad. Así, en 1972 el tiro con arco reapareció y se consolidó en las olimpiadas.

Modernizado en las olimpiadas de Barcelona en 1992 para aumentar el interés, las tiradas olímpicas consisten en una ronda clasificatoria, una eliminatoria, una final, una eliminatoria por equipos y una final por equipos. Las pruebas individuales engloban 64 arqueros que tiran todos al mismo tiempo a dianas situadas a 70 m de distancia; aquellos que consigan la mayor puntuación, después de varias tiradas eliminatorias, compiten por las medallas. La competición se realiza de acuerdo con las reglas de la Federación Internacional de Tiro con Arco.

El desarrollo del arco

Los tipos de arcos utilizados en cada región, en cada época y por cada pueblo, fueron determinantes para muchas circunstancias y avances. Así, mientras el hombre de Cromagnon podía cazar con efectividad mediante tiros a distancia, los bosquimanos de Kalahari se convirtieron en los mejores cazadores del mundo dado que al ser sus tiros descontrolados y de escasa penetración (pues el tipo de arco que usaban estaba hecho de rama, cuerda de fibras vegetales y usaban flechas sin plumas), se veían obligados a aproximarse a sus presas a menos de 10 metros de distancia.

A partir de aquellos hechos, el avance más notable para la arquería moderna se dio cuando en 1946 James D. (Doug) Easton fabricó las primeras flechas de aluminio. Luego, en 1966 H.W. Allen inventó el arco compuesto, que utiliza dos poleas descentradas gracias a las cuales se reduce la tensión de la apertura y el peso del arco.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s