La batalla de Agincourt

En 1413, el joven, Enrique V, fue coronado Rey de Inglaterra y estaba determinado a expandir el poderío Ingles, y para ello reclamando el trono francés para la unificación de los reinos. En esa época, Francia sufría de inestabilidad política, culpa, en parte, de la ineficiencia del Rey Carlos VI. La nobleza francesa estaba dividida, por lo que los intereses de Burgundy estaban en conflicto con los del territorio francés de Orleáns. Los Burgundianos se aliaron con los Ingleses para derrocar al rey Carlos VI. Los ingleses vieron la oportunidad y formaron una fuerza expedicionaria con una gran flota y se lanzaron a capturar el puerto Francés de Harfleur. Desafortunadamente para Enrique, el sitio al puerto, tomo más tiempo que el esperado, desgastándose durante un mes, lo que es peor, la disentería redujo enormemente los activos del ejercito Ingles.

Enrique V, rey de Inglaterra

Enrique tenia una decisión difícil, desde el punto de vista militar, una retirada hubiera sido lo lógico, pero dejar Francia sin una conquista significativa, seria considerada una humillante derrota y la nobleza inglesa difícilmente, aceptaría brindar fondos para campañas posteriores.

Enrique decidió conducir su ejercito de Harffleur al puerto de Caláis, que era controlado por los ingleses. Saliendo el 8 de octubre y con raciones para 8 dias.

Los Franceses, mientras tanto, movilizaban un enorme ejercito para lidiar contra ellos. La marcha del ejercito ingles que carecía de provisiones, se convirtió en una carrera de vida o muerte para llegar a Caláis y escapar a Inglaterra antes de que fueran exterminados por los franceses. El territorio desconocido para los ingleses, redujo su marcha y en la noche de Octubre 24, los franceses se interpusieron entre los ingleses y Calais, por lo que el ejercito ingles se vio atrapado cerca de la pequeña aldea de Agincourt.

Eran las 11 horas del 25 de Octubre de 1.415.

Los franceses comandados por d´Albret superaban en numero de 5 a 1 a los ingleses. Al amanecer, el Rey Enrique V alistaba sus fuerzas en el campamento ingles mientras d´Albret hacia lo mismo en el campamento Frances.

El bando ingles (Rey Enrique V) constaba de 6.000 arqueros bien pertrechados y 1.000 infantes, mientras que en el ejercito francés (Condestable de Francia, Carlos d’Albret) lo componían 10.000 infantes, 4.000 ballesteros genoveses, 1.600 caballeros (caballería pesada) y 8.000 infantes.

El resultado de tan singular batalla fue una gran victoria para el ejercito ingles que perdió en la batalla 200 hombres entre los cuales estaban el Duque de York y el Conde de Suffolk, mientras que en el bando francés dejaron sus vidas en el campo de batalla Carlos d’Albret, 53 duques, 38 condes, 500 miembros de la nobleza y 5.000 infantes.

Lugar dodne aconteció la batalla

Los ingleses realizaron su formación tradicional de tener los arqueros flanqueando a los caballeros. Su táctica habitual era de tomar al enemigo en fuego cruzado antes de que llegara a los caballeros. Comenzaron una marcha lenta hacia el frente para evitar el cansancio puesto que el campo donde se encontraban era un campo de labranza de unas 900 yardas de ancho y como habia llovido en demasia, estaba fangoso. El campo de batalla era una especie de corredor donde a los costados existían una serie de bosques infranqueables los cuales evitaron que los ingleses fueran rodeados y obligaba a los contendientes al combate frontal.

Cuando se encontraron a 200 yardas del ejercito francés, detuvieron su marcha y los arqueros comenzaron a atacar. Los arqueros reforzaron su posición mediante estacas afiladas clavadas en el piso para contener caballería. Buena medida defensiva, pero limitaba la fuerza ofensiva. Debido a la lejanía, las flechas difícilmente lograban dañar al enemigo, sin embargo lograban inquietar a los franceses, quienes enfurecidos caían en el descontrol.

La formación francesa consistía en caballería en ambos flancos, arqueros al centro, y los caballeros armados en la parte posterior. La táctica del ejercito francés era que la caballería debería de eliminar los arqueros enemigos y despejar el paso para sus propios arqueros, que eran seguidos por los caballeros. Debido a la confianza que tenían los franceses de una victoria rápida por la superioridad numérica, los caballeros urgieron a los arqueros de retirarse a la retaguardia y permitirles a ellos el ataque frontal (incluido el mismo d´Albret), ya que consideraban que era posible que la batalla terminara antes que ellos vieran acción. Como indicaba su táctica, la caballería salió al ataque contra los arqueros ingleses y detrás de ellos marcharon los caballeros.

Los arqueros ingleses repelieron la embestida de la caballería, gracias a los obstáculos creados exprofeso. Los caballeros eran inmunes a las flechas, pero no asi los caballos. Al ser infructuoso el ataque, se retiraron en forma desordenada, siendo blanco fácil de los arqueros. Los caballos heridos y los soldados en pánico, desataron el caos entre los franceses, muchas bajas se dieron, principalmente por los caballeros que caian de sus cabalgaduras y muchos cayeron embestidos por sus propias bestias. Los supervivientes, junto con la primera oleada de ataque frances llegao agotados, por la extenuante marcha por las condiciones del campo a enfrentar a los ingleses. Ademas, estaban todos agolpados en una zona muy corta por lo que su movimiento estaba muy limitado.

Batalla de Agincourt.

Agotadas las flechas, los arqueros ingleses entraron en combate cuerpo a cuerpo. En situaciones normales, los arqueros no serian contrincantes de los caballeros debido a su falta de armaduras, pero por la naturaleza del campo, eso les dio ventaja sobre los agotados caballeros franceses. Una segunda oleada de caballeros franceses entro a combate, pero por las condiciones angostas del campo de batalla, obligaba a perder ventaja numérica ya que chocaban unos entre otros para llegar al frente, además de que los caballeros en retirada aumentaban el caos en las filas francesas. Los Franceses al verse sin oportunidad, se rendían en grandes cantidades.

Los ingleses llevaron a los prisioneros a su retaguardia mientras se aprestaban a recibir una segunda oleada de caballería. Mientras tanto llegaron noticias del campamento ingles: Estaban siendo atacados por la retaguardia. El rey sintió que estaba en una situación comprometida, ya que al frente, tenia a un 1/3 del ejercito francés, y en su retaguardia miles de prisioneros que los superaban en numero. Sintiendo que los prisioneros podrían revelarse y unirse alas fuerzas que atacaban el campamento, se vería en una situación desesperada, por lo que emitió la orden de ejecutar a los prisioneros. Nuevas noticias del campamento alertaron que lo que se pensaba era una fuerza enemiga considerable, no fue mas que una escaramuza sin mayor trascendencia, por lo que el Rey Enrique ordeno detener las ejecuciones inmediatamente.

Arqueros ingleses

El resto del ejercito francés, al no ver ninguna oportunidad de revertir el resultado del combate, abandonaron el campo de batalla.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s