La respiración en el tiro con arco

La respiración en el tiro con arco es un aspecto a menudo olvidado por los tiradores nóveles y al que debe prestarse una especial atención durante las primeras etapas del aprendizaje; pues una vez adoptado un ritmo, éste se volverá algo propio y automático, y a medida que la técnica se vaya volviendo más complicada mantener un ritmo constante y bien ensayado facilitará la concentración y fluidez de movimientos.

En primer lugar la respiración debe ser “abdominal”, en vez de llenar los pulmones elevando el tórax deberemos llenarlos bajando el abdómen, de este modo el diafragma baja y el aire comienza a llenar la parte inferior de los pulmones, aprovechando toda su capacidad. Este tipo de respiración es la habitualmente utilizada por cantantes, oradores, submarinistas, etc… Si bien es un poco costosa e incómoda al principio, con un poco de práctica en seguida se puede realizar con facilidad. Una ventaja añadida de este tipo de respiración es que mientras expulsamos el aire no movemos la espalda ni los hombros, al contrario de lo que ocurre con la respiración torácica; de hecho al expirar los músculos abdominales tienden a tensarse, favoreciendo la estabilidad del tronco.

El modo de lograr este tipo de respiración es hinchar el estómago a la vez que inspiramos, como si fuera allí donde tomamos el aire ; este movimiento resulta muy artificial las primeras veces, pero con la práctica no será necesario forzar los músculos abdominales y se volverá cada vez más natural y relajado.

En numerosas artes marciales esta respiración se utiliza para potenciar la energía interna (Ki o Chi), que nos permitirá utilizar una fuerza extra para abrir el arco.

Si bien en el tiro con arco recurvo y con arco compuesto la técnica de respiración diferirá sensiblemente, es posible establecer unas pautas comunes a ambos estilos:

Hemos de partir de la base de que para obtener un tiro eficaz y preciso el movimiento utilizado para disparar debe ser lo más relajado y fluido posible, y que el brazo de cuerda debe seguir una trayectoria natural tras la suelta (tanto con disparador como con los dedos). Para conseguirlo el momento de la suelta debe producirse durante la expiración, soltando el aire, expiración que debe haber comenzado antes y que debe terminar después, siguiendo el ritmo marcado, sin que la suelta lo interrumpa o altere.

Con el arco recurvo un ritmo adecuado sería:

Realizar una o dos respiraciones completas antes de abir el arco, momento que se puede aprovechar para concentrarse. Inspirar a fondo y contener la respiración mientras se eleva y abre el arco. A medida que la mano de cuerda se va acercando a la cara, y aproximadamente a la altura de la barbilla, cuando el arco ofrece mayor resistencia es el momento de comenzar una lenta expiración, lo que nos aportará la concentración tanto física como mental para alcanzar y sobrepasar limpiamente el punto en que el clicker salta y realizamos la suelta. Una vez soltada la cuerda la mano de arco sigue su trayectoria hacia atrás mientras terminamos la expiración hasta quedarnos sin aire. Siguendo estas pautas la suelta no es el momento decisivo del disparo y por lo tanto se evitan las dudas y el exceso de “intención de apuntar”, hábitos que perjudican seriamente tanto a la técnica como a las puntuaciones.
Esta técnica se aplica al arco recurvo siempre que no anclemos la mano de cuerda, pues de otro modo nos quedaríamos sin aire antes de tiempo. Si nuestro modo de tiro es anclar la mano y después hacer saltar el clicker será necesario retardar el momento en que comenzamos a soltar el aire, o soltar primero la mitad del aire, mantener la respiración en el anclaje y volver a soltar hasta el final mientras hacemos saltar el clicker.

Este artículo parte de mi propia experiencia, adaptando la respiración abdominal al tiro con arco; hay multitud de “ritmos” y maneras de respirar, y entre los arqueros que he preguntado casi cada uno tiene su propia técnica. Si bien es cierto que tras escribir este artículo he leido otros similares con los mismos principios que yo sigo🙂 Mi recomendación es partir de este modelo y luego adaptarlo a uno mismo, buscando el ritmo que nos hace sentir más cómodos y concentrados; como todo en el tiro con arco realmente, personalizar los movimientos.

Texto encontrado en internet y enviado por: Antonio Valdes (Argentina)

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s