León

Existen dos subespecies de leones:

Panthera leo leo (león africano) y Panthera leo persica (león asiático).
Sus costumbres son muy similares, pero existen diferencias que justifican sus categorías de subespecies. En el león asiático es más grande la borla de la cola y son mayores los mechones de los codos y abdomen, presentando los cachorros la piel con menos manchas que los africanos. También es característico de los machos asiáticos la melena, de menor espesor que la del africano, debida fundamentalmente al clima más caluroso de los bosque de Gir y por el hecho que los cazadores prefieren los ejemplares de hisurta melena, lo han conducido poco a poco a la desaparición de los ejemplares de buena crín. Los leones africanos se caracterizan por presentar los machos una abundante melena que les cubre el cráneo, cuello, porción anterior del pecho y adorna con dos mechones los codos. Su cola termina en un penacho de pelos con un espolón corneo de 6 a 12 mm, con el cual se espantan las moscas. El balanceo de la cola que termina en un mechón de pelo negro, les ha dado fama de mal humorados. Pesan unos 225 kg. aproximadamente.

Son predadores territoriales, su feroz rugido tiene la función de atemorizar a los leones vecinos que intenten invadir su territorio, al cual lo delimitan con orina y una secreción olorosa. Se alimentan de lo que matan sus compañeras. Los machos adultos tienen la misión de defender el territorio de las manadas foráneas. Frecuentemente, los machos dominantes sellan estrechas amistades que no se altera durante el celo de las hembras o el reparto de comida. Son polígamos y la cantidad de esposas depende de la densidad de caza y el número de leonas en la manada.

Para los leones la noche es el día. Su vista, bien adaptada a la oscuridad, su oído finísimo y su paso acolchado les permiten actuar en las llanuras abiertas. Las hembras están perfectamente adaptadas al acecho, persecución y la matanza de sus presas. El león ruge para asustar a la presa y dirigirla hacia la leona, quien se encarga de matarla. Inmediatamente después de derribar la presa, los leones la muerden en la garganta o en el hocico y mantienen la poderosa presión de sus mandíbulas hasta matar por asfixia. Suelen cazar al atardecer, sus presas favoritas son el ñu, cebra, gacelas, búfalos y jirafas.

Las hembras alcanzan la edad fértil a los 3 años y los machos a los 4 años. Nacen entre 2 y 6 cachorros, a las 24 o 60 hs. abren los ojos. Su madre después de limpiarlos y darles de mamar los deja solos para ir a tomar agua. Más tarde los abandona por más tiempo, en busca de comida.

La madre los lleva a partir de los 3 meses para que la vean en acción. Al año de edad, los jóvenes participan en las cacerías. A los 15 meses hacen las primeras matanzas. A los 2 años son expertos cazadores.

La diana mostrada ha sido fabricada por McKenzie

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s