Oso

Los osos son mamíferos pertenecientes al orden Carnívora y agrupados dentro de la familia Ursidae. Las especies extantes (especies vivas en la actualidad) de esta Familia están divididas en tres grandes grupos: la subfamilia Ursinae, que incluye al oso polar (Ursus maritimus), oso pardo (Ursus arctos), oso negro americano (Ursus americanus), oso bezudo (Melursus ursinus), oso negro asiático (Ursus thibetanus) y oso malayo (Helarctos malayanus); la subfamilia Tremarctinae, cuyo único representante es el oso frontino (Tremarctos ornatus) y, la subfamilia Ailuropodinae, cuyo único representante es el oso panda (Ailuropoda melanoleuca).

De las ocho especies extantes, cinco (oso negro americano, oso pardo, oso negro asiático, oso malayo y oso frontino) son omnívoras e ingieren una gran gama de alimentos, desde vegetación verde tierna, frutos diversos, raíces, insectos, anfibios, aves, hasta otros mamíferos.

Las otras tres especies tienen dietas más especializadas, siendo el oso polar básicamente carnívoro, el oso panda herbívoro y el oso bezudo, insectívoro. Sin embargo, estas especies también consumen otros tipos de alimentos dependiendo de la disponibilidad de recursos.

En la actualidad encontramos osos en los continentes de América, Asia y Europa, siendo el oso frontino la única especie de oso con presencia significativa en el hemisferio sur.

Oso pardo ibérico

Las características más definitorias del oso son su espeso y tupido pelaje, su pequeña cola (apenas 7 u 8 cm) y su enorme cabeza, rematada por dos pequeñas orejas redondeadas.

Es el animal terrestre más grande de toda la fauna ibérica. Su cuerpo es extremadamente robusto, siendo los machos mucho más pesados que las hembras, al menos un 25 ó 30% más. Los osos pardos cantábricos o ibéricos son los más pequeños de todo el mundo, pues los machos rara vez sobrepasan los 180 kg y las hembras rondan los 130 ó 140 kg. Los osos tienen unas enormes variaciones de peso a lo largo del año y de un año a otro, dependiendo de la abundancia o escasez de comida.

La altura en la cruz de nuestros osos pardos (desde la base de la pata hasta la cruz, que es el punto más alto del cuerpo y donde se articulan las extremidades anteriores) varía entre 90 cm y 1 m y su longitud total ronda los 2 m (desde la cabeza hasta la cola).

La coloración del pelaje de los osos ibéricos varía desde un crema pálido hasta el pardo oscuro, pero siempre con una peculiar coloración más oscura, casi negra, en las patas y amarillenta en la punta de los pelos. Los ojos y el final de la trufa son negros; son de los pocos detalles que contrastan con su mata de pelo pardo.

El oso pardo es un animal plantígrado, lo que quiere decir que para andar apoya todo su peso sobre las plantas de sus pies, igual que los humanos. Por otra parte, es uno de los pocos animales capaces de ponerse a dos patas, si bien sólo lo hacen en determinadas ocasiones, como son las peleas psor las hembras o cuando se sienten amenazados. Su caminar habitual es a cuatro patas.

Más información en Fauna Ibérica

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s